Monthly Archive mayo 2021

PorAbogados Laborales Córdoba

Los empleadores podrán exigir el retorno a la presencialidad de los trabajadores vacunados.

A través de una nota, el ministro de Trabajo  confirmó que los empleadores podrán exigir el retorno a la presencialidad de aquellos trabajadores que recibieron al menos la primera de la dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Luego de transcurridos 14 días de la inoculación, podrán volver, con excepción de los trabajadores de la salud, que en dicho caso será luego de haber completado el esquema de vacunación (2 dosis).

La medida solo exceptúa a  los trabajadores con inmunodeficiencias, oncológicos y/o trasplantados, que podrán continuar sin la presencialidad.

Esto obedece a un pedido del sector privado hacia el Gobierno para que aquellos empleados considerados población de riesgo por el coronavirus puedan volver a trabajar si se habían aplicado al menos una dosis de la vacuna.

 

PorAbogados Laborales Córdoba

Carteles que limitan la responsabilidad por robos o hurtos dentro de los comercios: ¿son válidos?

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial confirmó una condena contra una firma, que explotaba el alquiler de canchas de fútbol, por el hurto de las pertenencias de dos clientes.

La empresa se había defendido señalando que existían carteles ubicados por el establecimiento en el que avisaban que existían guardarropas. De acuerdo a la sentencia, por la normativa vigente, el comercio no puede exonerarse.

Sucede que, entre sus obligaciones ante los consumidores o usuarios, se encuentra la de brindarles seguridad.

Esa liberación de responsabilidad no tiene ningún valor, ya que las personas de derecho privado (como un proveedor comercial) no pueden hacer normas legales, alterar o modificar sus alcances, mucho menos en su propio beneficio o en desmedro de los usuarios.

Es decir, de acuerdo a lo que dispone la normativa vigente, la obligación del proveedor es la de actuar con diligencia para garantizar la seguridad de los usuarios, por lo que no resulta ajustado a derecho que quiera liberarse de su responsabilidad a través de anuncios o carteles que sólo tienen por finalidad engañarlos.

El cliente podrá reclamar por el daño material sufrido. Este comprende la restitución del valor de la cosa sustraída o dañada. También podría solicitar un resarcimiento por daño moral si lo pudiera acreditar. En esta última situación, debe probar que existió una mengua o disminución a su persona, por afectar sentimientos, conductas, tiempos, por citar solo algunos ejemplos.

El caso en cuestión.

La jueza de primera instancia hizo lugar a la acción entablada contra la propietaria de canchas de futbol ordenándole pagar los daños y perjuicios a dos clientes que alegaron haber padecido hurto de sus pertenencias.

Tras determinar que había existido una relación de consumo, la magistrada explicó que la actividad de la demandada encuadraba en el concepto de proveedor establecido en el art. 2 de la ley 24.240, por tratarse de una persona jurídica que en forma profesional presta un servicio a consumidores y usuarios.

Luego tuvo por acreditado el hurto, así como que ningún empleado del polideportivo había advertido ni controlado la presencia del hombre que hurtó las pertenencias de los reclamantes.

Asimismo, descartó que la circunstancia de ofrecer el servicio de guardarropa, por sí sola, fuera una medida de prevención suficiente para considerar cumplido el deber de seguridad exigible a quien explota un polideportivo de grandes superficies.

Y destacó que no habían existido en el polideportivo, medidas adecuadas para garantizar la seguridad de los consumidores y de sus pertenencias, motivo por el cual estimó que la empresa debía asumir la responsabilidad por los daños que su omisivo actuar había ocasionado.

Explicó por otro lado, que la existencia de los carteles indicativos que se invocaron como defensa no la eximía de adoptar otras medidas más efectivas para el cumplimiento de su deber de seguridad, por lo que no existieron, a juicio de la jueza motivos para relevarla de su responsabilidad, en los términos del art. 1729 Cód. Civ. y Com. de la Nación.

Así, se confirmó la responsabilidad y condena al polideportivo a abonar daño material y moral.